• 21
  • may
Author

Gorro BPM, evite la caída de cabello en procesos industriales BPM

Todas las industrias fabricantes de alimentos, cosméticos, medicamentos, y en general fabricantes de cualquier producto de consumo o aplicación en el ser humano tienen un gran problema en común: la caída de cabellos durante los procesos, que pueden quedar en el producto y afectar severamente la calidad e imagen de asepsia del mismo y de la marca.  En muchas ocasiones se hace necesario efectuar revisiones 100% del producto terminado en busca de cabellos, ralentizando el proceso y aumentando los costos.

Todas las industrias que deben cumplir con las buenas prácticas de manufactura (BPM), deben utilizar elementos de protección para prevenir la caída de cabellos en sus productos, gorros, guantes, batas y en general productos que cubran a las personas que durante el proceso tienen contacto con el proceso o con el producto y aun cuando se suele ser disciplinado en su uso, se siguen presentando reportes de cabellos en el producto. Si esta situación es un punto álgido en su empresa, es importante que sepa que existen productos específicamente diseñados para minimizar el riesgo de caída de cabellos en procesos que requieren buenas prácticas de manufactura.

Uno de estos productos es el GORRO BPM de Clay S.A.  Es un gorro elaborado en tela no tejida de 27 gramos, (material que no deja pasar el cabello), que tiene una extensión en la parte trasera; esta extensión se introduce por debajo de la bata, logrando una especie de barrera entre la bata y el propio gorro, en la zona del cuello.

Esto reduce en gran medida el riesgo de caída de cabellos en el proceso o en los productos, minimizando las incidencias de contaminación por cabellos en el proceso o producto y mejorando los indicadores de calidad.

Todos los elementos de protección e higiene son de uso obligatorio bajo el sistema de buenas prácticas de manufactura, sin embargo, no todos los insumos disponibles el mercado son óptimos.  Por eso es muy importante, para consolidar un efectivo control del proceso en términos de asepsia, utilizar elementos de protección e higiene de buena calidad, con diseño y materiales óptimos y fabricados en condiciones adecuadas, al fin y al cabo, también estos estarán en contacto con sus productos en sus líneas de producción.